Tras el éxito espectacular de “Vamos a contar mentiras” en Budapest, el mayor productor cinematográfico de Hungría ha decidido convertir la obra teatral en película.

Además, otras dos obras están siendo traducidas para ser representadas en teatros del país.